la imagen que aparece aquí es de h newton: ‘two pairs of legs in silk stockings, 1979’

 

Detonante del proyecto

No es ninguna novedad que a Helmut Newton (1920-2004), le llamen el gran vouyer.

Fue sin duda alguna un descarado; pero, uno de esos descarados que logró cambiar algunas concepciones de la fotografía fashion.

Newton cuenta en su autobiografía que se enamoró perdidamente de Yva durante los dos años que pasaron juntos como tutora y ‘aprendiz’. Frau Simon, como él la conocía, fue asesinada en Auschwitz tras ser deportada a un campo de concentración nazi en 1938. Este episodio marcó la obra de Newton, tanto que ella estuvo presente en algunas de sus imágenes.

Inspirado en la que definitivamente lo encaminó en la fotografía, Newton buscó reivindicar la gran fuerza de la mujer en su trabajo. Paradójicamente muchas de sus imágenes están cargadas de estereotipos machistas lo que le valió fuertes críticas y censuras de movimientos feministas de Estados Unidos de Norte América y Europa.

Cuando me acerqué al trabajo de Newton, me impactó la fuerza narrativa de su versión de la fotografía de moda. Incluso me pareció un ataque al mismo medio que le procuró los miles de dólares para vivir sus ansias de fama y fortuna.

 

¡Llegó la hora de fotografiar!

Inicié este proyecto personal en abril de 2011 en Quito, Ecuador tras una necesaria etapa de maduración en cuando a lo que lineamientos y propuesta estética se refiere. Los elementos necesarios para trabajar se reunieron poco a poco – a veces en forma accidental – algunos meses antes.

Me interesa explorar la intimidad de algunas personas, tal vez  bajo grandes paradojas: mi trabajo no tiene nada que ver con la moda, no quiero subrayar ningún estereotipo sexista y no quiero fotografiar sólo a mujeres.

¿En qué se convierte este proyecto’? ¿Es un voyeurismo consentido? ¿Queda algo de documental? Por el momento simplemente puedo decir que, en definitiva, la fotografía tiene una gran dosis de voyeurismo desde una forma muy clásica de pensarla.

En una primera etapa invitaré a gente cercana para proponerles ser fotografiadas en su intimidad para luego abrirme a otros círculos.

Únicamente trabajaré con hombres y mujeres mayores de edad que acepten la propuesta.